¿Cómo debe ser el cuidado y la protección de los Animales Salvajes?
Animales salvajes

¿Cómo debe ser el cuidado y la protección de los Animales Salvajes?

El cuidado y la protección de los Animales Salvajes

Los animales salvajes pueden contraer enfermedades, resultar heridos o quedar huérfanos. Cuando los animales viven cerca de zonas urbanas pueden correr el riesgo de ser atropellados, atacados por perros y gatos, o atrapados en alambre de púas, redes de árboles frutales o basura.

Un animal salvaje que no se encuentre bien puede requerir un tratamiento especial y rehabilitación por parte de un cuidador de animales salvajes entrenado o un veterinario.

Si la gente encuentra un animal salvaje en problemas, hay cosas que puede hacer para ayudar.

El cuidado de los animales salvajes

Todos los habitantes en las regiones y paises deberían tener la obligación general de bioseguridad (GBO) según la Ley de Bioseguridad que incluye que si se decide ayudar a un animal salvaje, la persona debería ser responsable de manejar los riesgos de bioseguridad que están bajo su control y que la persona conozca o que razonablemente se espera que conozca. 

Primeros auxilios

Asegurarse de que se está a salvo. Por lo que, sólo se debería manipular un animal herido si se sabe la forma de hacerlo.  En consecuencia, no se debería manipular ningún animal salvaje sino se ha recibido entrenamiento para ello, y además si el animal se conoce que puede ser transmisor de alguna enfermedad se deben conocer las vacunas o antídotos antes de su manipulación. 

Se deben contactar a las autoridades pertinentes si se presentan  avistamientos de cocodrilos, casuarios heridos, enfermos o huérfanos. Si se avistan  murciélagos (un murciélago que haya mordido o arañado a una persona, o la persona que haya estado expuesta a la saliva o al tejido neural del murciélago a través de sus membranas mucosas, por ejemplo, el ojo).

Manipulación de animales salvajes heridos

Los animales salvajes heridos no son susceptibles de ser manipulados. Es probable que se defiendan y que traten de escapar.  Por ello, se deben manipular  de manera que no luchen y empeoren sus heridas.

Si es posible, se debería alejar al animal de la amenaza (por ejemplo, sacarlo de un camino o de una piscina). Se deberían usar guantes o una toalla gruesa (o un jersey) para sujetar al animal, porque  protegerá de rasguños o mordeduras.

Se debe poner al animal en un espacio cálido, tranquilo y cerrado lo antes posible (por ejemplo, envolverlo en una toalla y colocarlo en una caja de cartón segura). 

Asegurarse  de que el contenedor tiene una ventilación adecuada. La supervivencia del animal puede depender de que se le mantenga caliente y tranquilo. Evitando abrir el contenedor para mirar al animal o para mostrárselo a los demás. Además, si no se está seguro de la forma de manipular un animal salvaje, es mejor mantenerlo seguro hasta que se pueda obtener  la ayuda.

¿Cómo debe ser el cuidado y la protección de los Animales Salvajes?

Transportar animales heridos

Cuando se transporta un animal herido, se debe sujetar el contenedor dentro de un vehículo y cubrirlo para que el animal no pueda escapar.

Asegúrarse de que el cuidador de la vida silvestre o el veterinario que reciba al animal esté preparado para resguardarlo cuando se deje a su cuidado y custodia. Igualmente, se debe explicar el espacio donde se encontró al animal, para que pueda ser liberado en la misma zona cuando se haya recuperado. 

Esta información ayuda a identificar y manejar los puntos negros, donde se encuentra un número significativo de animales salvajes enfermos o heridos.

Cuidado de la vida silvestre herida

Se puede cuidar de la vida salvaje herida sólo si se tiene un permiso de rehabilitación. Se debe averiguar en el país de origen, la forma de solicitar este permiso. 

Cuidador de animales salvajes

La persona al cuidado de animales salvajes,  está legalmente obligado a cuidar de los animales a su cargo en virtud de la Ley de Cuidado y Protección de los Animales del país de origen. 

Si se cuidan animales nativos, hay que formarse y prepararse para tratarlos como animales salvajes. Es importante reducir el contacto humano, para que los animales puedan valerse por sí mismos cuando se reintroducen en la naturaleza. La liberación de ellos de nuevo en su entorno natural es un requisito en virtud de la Ley de Conservación de la Naturaleza del país de origen. 

Los animales silvestres enfermos y heridos que no pueden ser rehabilitados deben ser tratados por un veterinario o un cuidador de animales silvestres. Una opción  puede ser devolverlos a su espacio natural para que puedan morir naturalmente,  cuando el animal está sufriendo o no puede sobrevivir como un animal salvaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *